lunes, 20 de junio de 2016

Enseñar y evaluar la Competencia Digital: La Evaluación.

"ENSEÑAR Y EVALUAR LA COMPETENCIA DIGITAL"
(3ª edición)
Unidad 5- La evaluación de la competencia digital: criterios, rúbricas y procesos.


REFLEXIÓN SOBRE LA EVALUACIÓN DE LA COMPETENCIA DIGITAL


Hasta ahora, a partir de mi experiencia en el aula, siempre he ligado la evaluación de la Competencia Digital con la evaluación del contenido de mis asignaturas. No es que creyera que no tiene suficiente cuerpo esta competencia como para evaluarse independientemente, pero pensaba que el objetivo claro e inequívoco era el contenido "clásico".  Y sigo pensando igual.
Ahora bien, a la hora de realizar una tarea, los procedimientos son importantes, y si estos procedimientos se plantean con formato digital, deben ser evaluados y valorados en su justa medida, porque requieren un tiempo extra y un esfuerzo extra, al principio, que deben ser recompensados.
La situación ideal será cuando se trabaje en formato digital sin que se note, cuando la familiarización con el soporte digital sea absoluta; pero aún no estamos ahí. Mientras tanto, nos toca convivir con este período largo, muy largo, y más que durará, de formación continua por parte de todos, profes y alumnado, y por eso hay que evaluar esta competencia.

Para las propuestas de proyectos o tareas complejas, las rúbricas se presentan como un instrumento de evaluación muy útil y de gran ayuda. El aprender haciendo, resolviendo, creando, buscando, construyendo, en lugar de escuchar y reproducir, requiere de nuevos modelos para evaluar el aprendizaje del alumnado.
La evaluación formativa, parece muy apropiada para calificar el desarrollo de la competencia digital, si tenemos en cuenta que no se trata tanto de ser experto en TIC, como de aprender a usar las TIC de la manera más oportuna y gratificante, mientras se aprende el contenido clásico.




Dejo aquí el enlace al timeline de mi evolución en la Competencia digital.






Esta es mi propuesta de rúbrica de evaluación para la e-actividad diseñada en la unidad anterior.



REFLEXIÓN FINAL

Acabada la última actividad de este MOOC se nos pide hacer una valoración final sobre este curso online, sobre lo aprendido, y hacer propuestas o mejoras para futuras ocasiones.

En primer lugar, tengo que decir que este MOOC me ha ayudado a conceptualizar muchos aspectos de la Competencia Digital que desconocía. La lectura del Marco Común de Competencia Digital Docente es un buen punto de partida para conocer los fundamentos, áreas, dimensiones y descriptores de la Competencia Digital.
La información aportada en el curso para nuestro trabajo autónomo ha sido excelente: tanto los videotutoriales como la bibliografía recomendada han sido de gran ayuda para ampliar mi conocimiento sobre el tema: la infinidad de aplicaciones existentes, que podemos redirigir hacia nuestra práctica en el aula, teorizaciones y nuevas propuestas metodológicas derivadas del uso de las TIC, el tema de la evaluación, siempre delicado y complicado...

Desde luego la formación en red resulta muy cómoda, desde el punto de vista de la organización y gestión del tiempo de cada uno; eso ya lo había experimentado tiempo atrás.  Sin embargo,  lo más llamativo para mi ha sido la fuerza o la presencia de las redes sociales en la formación, o dicho al revés, el impacto o el efecto multiplicador de la formación a través de las redes sociales. 
La relación tutor-alumno es una más de entre las múltiples interconexiones que se establecen a través de las redes sociales y que resultan de lo más enriquecedoras y formativas. He podido ver lo que hacen los demás y contrastar con mis propuestas, y de eso se aprende mucho.
La dinamización de toda esta "actividad social" es clave, y los organizadores del MOOC parecen tenerlo muy claro.
Los hangout son otro recurso a explotar; sin embargo, la disponibilidad sincrónica no siempre es posible, debido a las otras muchas obligaciones que tenemos.
La autoevaluación y la evaluación entre pares con ayuda de rúbricas ha sido una manera excelente de ejemplificar lo que estamos proponiendo que hagan nuestros alumnos: la coevaluación como otro recurso formativo para el alumnado.

La máxima "aprender haciendo" se ha cumplido al cien por cien en este curso y lo agradezco muchísimo. Cualquier propuesta formativa que no se ajuste a ella, adolecerá de la absoluta certeza de que "se ha aprendido", aunque se pueda decir "se ha explicado".


No le veo aspectos negativos al formato MOOC; al menos, yo lo vivo así. Me gusta la independencia y autonomía que procura. El marcaje de los tiempos es importante también; hay que comprometerse. 
Si no hay un mínimo de simultaneidad en las entregas de los participantes, la interacción bajará.
Únicamente podría ser mejorable el feedback de las entregas. 

¿Qué me llevo en la mochila?
Nuevos conceptos, más ideas aplicables a mis asignaturas, un montón de nuevas aplicaciones, nuevos contenidos a aprender, un empujón para reorganizarme y sistematizar mejor mi material en la web, me he refrescado un poco en las redes sociales, la confirmación de que estoy en el buen camino...

De momento, en cuanto disponga de más tiempo, quiero revisar otra vez algunos apartados y releer algunos artículos y documentos con más calma. 


¡Hasta la próxima! ¡Nos leemos!